– La realidad o la percepción equivocada.


Hoy me permito basarme en un artículo de José María Bouza, coautor del libro: “ (SAP) SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL Proceso de obstrucción del vínculo entre los hijos y uno de sus progenitores”

Cuando se unen miembros de distintas familias se tiende a pensar que la familia de origen se agranda  con el nutriente de nuevas experiencias y personalidades que se agregan al  contexto familiar existente.
Al surgir las desavenencias con su derivación a una Separación o Divorcio, provoca un estallido emocional y la aparición de lealtades mal entendidas, lo cual conlleva a enfrentamientos que exceden el conflicto original de la pareja disuelta , convirtiéndose en bandos en pugna, con características belicosas , sin tener en claro el comienzo de la disputa y los porque de adherir a una opción de ideas y conductas, que desde lo individual les son ajenas y en donde los hijos de la pareja disuelta se conviertan en el trofeo a poseer y la destrucción del otro progenitor el medio para conseguirlo.
La realidad está delante, pero en el momento en que intentan asignarle significados, ya no es la reali dad sino mi realidad, la que cada uno quiere ver, a pesar de la certeza de la equivocación. Y ésta es la razón de las discrepancias sobre el entender una misma historia, que existen. entre los involucrados que asumen diferentes visiones de la realidad y del entorno, basadas en la peculiar desviación que efectúa cada uno, al consentir o rechazar los estímulos que recibe y en la adaptación que debe hacer para seguir perteneciendo al grupo familiar en cuestión para ponerse al servicio de la necesidad o conveniencia, propia o ajena. El propósito esdisimular las deficiencias o los conflictos existentes, por lo cual el individuo y su entorno, pretende enriquecerlas o compensarlas, conargumentos que resulten aceptables para sí mismo y para terceros y / ó para el Juzgador si están Judicializados.
El autoengaño es una práctica común, pero mas peligrosa en los conflictos de Parejas separadas con hijos menores, porque los alejade la prudencia de la realidad hacia un escenario falso que se termina asumiendo como verdadero y actuando en consecuencia a esa errónea creencia.

– Vaya, no pudo ser


El sábado, por primera vez en 19 meses pude hablar con una persona de la familia de mi Ex.

Realmente estaba contento e ilusionado. Pude explicar mis razones y mi estado emocional en el que vivo desde que perdí la posibilidad de compartir mi vida con mis hijos. Me he perdido los buenos y malos momentos, su educación, el estar a su lado en sus éxitos. Pensé que hablar con alguien de la otra parte podía servir para suavizar la situación.

Lamentablemente no ha sido así y me he visto calumniado por “alguien” que se hace pasar por Pepito Grillo (conciencia ¿inconsciente?). El elenco de descalificaciones que me atribuye en su comentario (es el 3º) son:

  1. – atemorizador de mis hijos
  2. – gritón,
  3. – insultón
  4. – humillador
  5. – odiador
  6. – victimista
  7. – obsesionado
  8. – enajenado
  9. – engañador
  10. – intrigador
  11. – manipulador
  12. – hombre anuncio (este me encanta 🙂 )
  13. – peligroso
  14. – perturbado

Y me dejo otras que subyacen y que incluso son peores. Es un ejemplo de cómo atacan los que, faltos de argumentos, utilizan la difamación. Pero lo peor no es eso, lo peor es que mis hijos sufren esta descalificación a su padre de forma habitual.

Ahora ya sé quien es Pepito Grillo, me falta su Pinocho.

Salut y Custodia Compartida.

– Por los pelos.


Escribo esto en caliente, en la comisaría. Afortunadamente no como detenido sino para denunciar el incumplimiento del regimen de visitas por parte de mi ex.
¡Qué vergüenza que he pasado! ¡Dios !
Ha venido una patrulla de Mossos d’Esquadra para interrogarme y ver qué hacia en la puerta del domicilio de mis hijos.


Les comento que no soy un delincuente y me contestan que han venido para evitar que pueda realizar algo delictivo.
¡Qué fuerte !
Un padre divorciado, que va a recoger a sus hijos cuando le tocan por sentencia y mi ex llama a la policía. Son ganas de complicar más la vida a mis hijos y a mí.
¡Menos gastos con tanta tontería!
¿No es absurdo todo esto?
Venga, por favor, custodia compartida ya… y dejémonos de tanta hipocresía.

– Lost, los niños que se han perdido por el SAP


En los próximos meses se estrenará la ultima temporada de una serie televisiva que ha marcado una época y un paradigma argumental: Lost

Os dejo el póster de esta temporada.

Al igual que nos ocurre con los niños que sufren SAP (Síndrome de Alienación Parental), en la serie de Perdidos debemos desentrañar qué hay detrás de todo este embrollo, quién manipula a los personajes y cuál es su intención.

Dicen que el póster contiene las claves que descifran la manipulación de los personajes y la solución a todo este enigma.

Ojalá que el SAP fuera tan fácil de desentrañar.

A %d blogueros les gusta esto: