– Oeeeeeeee oeee oeee oeeee oeeee oeee



Barça 5  – Real Madrid 0



Seny versus supèrbia.

:.:

Cartera versus “cantera”

Anuncios

– Tibidabo, pasaje del terror


La derrota del Tripartit y, sobre todo, del PSC que no ha entendido que una cosa es España y otra Catalunya, se reflejaba hace unos meses en la gestión del Tibidabo: una cosa son los resultados económicos y otra los ciudadano por los que deben velar.

Me encontré con el desagradable accidente, junto a uno de mis hijos que ilusionado, por primera vez, se montaba en una atracción de mayores: el péndulo.

Tengo muy vívida la imagen que vimos los dos, como en una terrible pesadilla, y que no podía ser real:  el péndulo se balanceaba lentamente  y finalmente caía sobre otra atracción. Eso sí que era el pasaje del terror.

Igual que en las películas de terror, la gente gritaba y corría, llamadas a los móviles, niños llorando, padres evitando que los niños vieran el desastre y la sensación de que el tiempo se había parado.

Mi hijo fue un valiente, aceptó ir a ayudar a pesar del pánico que producía el accidente. No nos dejaron ayudar, nos querían aislar.

En ese momento me di cuenta de cómo se gestionaba el Parque de Atracciones del Tibidabo y que la gestión del Tripartito, y sobre todo del PSC era un riesgo para los ciudadanos. No tenían claras las prioridades.

– Tengo miedo, intervéngame ya, por favor.


Acojonados nos tienen. 

Nos están reblandeciendo y cocinando para asaltar nuestras cuentas corrientes, nuestras casas, nuestra intimidad, nuestras economías, nuestras ideas.

El Sistema nos está transmitiendo la idea de que todo está muy mal y que nosotros somos los culpables. La idea es que pagaremos con penitencia nuestro derroche: Coches todoterreno, hipotecas, Sanidad, viajes, alegrías… El Estado del Bienestar se acaba y somos responsables del derroche.

Una encuesta del CIS indica que estamos dispuestos a pagar más impuestos… JA, ja, ja. Nos toman por imbéciles y no se cortan. ¿De donde nos sacarán a los padres divorciados? ¿De nuestras madres y parejas actuales? Y cuando el Sistema nos estrangule y las pensionistas que nos ayudan ya no estén con nosotros, ¿quién nos sacará de la indigencia?

Os dejo el artículo de una mente preclara: Noam Chosmky:

15 Septiembre 2010

El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios

1. La estrategia de la distracción El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.
3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.
4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.
5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.
6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…
7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…
9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

– Quiero un chollo, por favor


La banalización de los sentimientos se cuela por todos los intersticios de nuestra sociedad. Hartos de ver energúmenos en el Gran Hermano y otras parodias a las que nos tiene acostumbrados nuestra telebasura para consumidores poco inteligentes y demás imbéciles, ahora se unen los aprovechados y chollistas de los sentimientos y que se expresa en esta noticia: La feria del divorcio de París.

Los mercaderes han puesto sus ojos sobre las emociones y plantan las paradas delante del templo: París la ciudad de los enamorados. Ya no importa qué consecuencias pueden sufrir los menores si la dicha (económica) es buena para los mercaderes.

Compren, por favor, un buen servicio de divorcio, las posibilidades que se le abrirán serán inmensas y Usted vagará por el mundo narcotizado/a con nuestras soluciones… pero no llegará a ser feliz, eso sí, poseerá carencias… Al igual que sus hijos… Este es el mensaje subliminal.

.:

– Erótica de las imágenes de Ubuntu vs Windows


El Software libre es muy atractivo, evoca posibilidades y nos abre la imaginación a nuevas experiencias.

El Software propietario evoca restricciones y rescinde la imaginación, la encasilla.

El Software libre nos obliga a pensar, investigar, ser críticos y abiertos

El Software propietario nos cierra el pensamiento, nos amordaza y manipula.

El Software libre nos permite compartir ideas, explorar nuevas experiencias y trasladarlas a los demás.

El Software propietario nos impone las ideas, nos amansa y adormece.

El Software libre es divertido, profesional, innovador.

El Software propietario es demasiado serio, profesional pero apático y copia lo mejor del software libre.

El Software libre es gratis, fácil y accesible.

El Software propietario es caro o te has de convertir en un pirata.

El Software libre ayuda a explorar nuevos caminos de los que emergen nuevos productos y servicios.

El Software propietario castra y castiga la divergencia de pensamiento.

El Software libre es erótico.

El Software propietario es aburrido.

– Gaudí y el curioso caso de la Sagrada Familia


La historia de las religiones está plagada de veneraciones a figuras femeninas: La diosa madre, la madre tierra.. El origen del sentimiento religioso debió estar ligado al maravilloso milagro del nacimiento de un nuevo ser. La mujer era capaz de engendrar vida y podían, con su acto, garantizar la supervivencia del clan.

Si examinamos la religión católica, la expresión terrenal de la representación divina es claramente ambigua. Dios es una figura masculina, su hijo también… pero un Dios no podía tener madre (su sustancia divina y única así lo exige), solución, que el Padre y el Hijo sean el mismo, y al segundo le damos una madre (eso sí, inmaculada)  ¡Qué lío! Por no hablar del tercero en discordia: El Espíritu Santo… Y… ¿quién puede ser más que Dios salvo su Madre? Ya lo tenemos, la Diosa Madre, encarnada en la Virgen María.

Si nos fijamos en las Iglesias, la mayoría están dedicadas a la Virgen María en alguna de sus advocaciones. ¿A quién se venera, con más devoción, en la Semana Santa cuando los fieles populares salen en procesión? Efectivamente, a la Virgen.

Otras iglesias se dedican al Cristo, al Espíritu Santo…. No sé si se pueden hacer estadísticas pero el culto a la Madre Tierra (perdón, la Virgen María) está en la mayoría y casi seguro que ganan a las manifestaciones masculinas de Dios.

La Sagrada Familia es un caso peculiar y especial como lo fue Gaudí. Está dedicada a toda la familia terrenal de Dios: San José, la Virgen y el niño Jesús. Y curiosamente, al principio, a San José… pero para camuflar este hecho se consagró a toda la familia, la Sagrada Familia, y se diluyó el papel que el padre de Jesús debió de ejercer sobre su educación.

Curiosamente, un genio de la Humanidad como Gaudí ha sido el que ha destapado un poco el papel de la familia de Jesús y, dentro de ésta, tenemos al padre. ¿Cómo es que en una organización tan masculina y machista como la Iglesia Católica nos se ha destacado más la figura del padre terrenal? ¿Acaso Dios es un macho Alfa al que la jerarquía eclesiástica sigue y respeta pero olvida al pobre San José, un padre humilde con problemas familiares?

¿Ya sabes por qué a los José se les llama Pepe?

Gràcies Antoni Gaudí.

A %d blogueros les gusta esto: