– Gaudí y el curioso caso de la Sagrada Familia


La historia de las religiones está plagada de veneraciones a figuras femeninas: La diosa madre, la madre tierra.. El origen del sentimiento religioso debió estar ligado al maravilloso milagro del nacimiento de un nuevo ser. La mujer era capaz de engendrar vida y podían, con su acto, garantizar la supervivencia del clan.

Si examinamos la religión católica, la expresión terrenal de la representación divina es claramente ambigua. Dios es una figura masculina, su hijo también… pero un Dios no podía tener madre (su sustancia divina y única así lo exige), solución, que el Padre y el Hijo sean el mismo, y al segundo le damos una madre (eso sí, inmaculada)  ¡Qué lío! Por no hablar del tercero en discordia: El Espíritu Santo… Y… ¿quién puede ser más que Dios salvo su Madre? Ya lo tenemos, la Diosa Madre, encarnada en la Virgen María.

Si nos fijamos en las Iglesias, la mayoría están dedicadas a la Virgen María en alguna de sus advocaciones. ¿A quién se venera, con más devoción, en la Semana Santa cuando los fieles populares salen en procesión? Efectivamente, a la Virgen.

Otras iglesias se dedican al Cristo, al Espíritu Santo…. No sé si se pueden hacer estadísticas pero el culto a la Madre Tierra (perdón, la Virgen María) está en la mayoría y casi seguro que ganan a las manifestaciones masculinas de Dios.

La Sagrada Familia es un caso peculiar y especial como lo fue Gaudí. Está dedicada a toda la familia terrenal de Dios: San José, la Virgen y el niño Jesús. Y curiosamente, al principio, a San José… pero para camuflar este hecho se consagró a toda la familia, la Sagrada Familia, y se diluyó el papel que el padre de Jesús debió de ejercer sobre su educación.

Curiosamente, un genio de la Humanidad como Gaudí ha sido el que ha destapado un poco el papel de la familia de Jesús y, dentro de ésta, tenemos al padre. ¿Cómo es que en una organización tan masculina y machista como la Iglesia Católica nos se ha destacado más la figura del padre terrenal? ¿Acaso Dios es un macho Alfa al que la jerarquía eclesiástica sigue y respeta pero olvida al pobre San José, un padre humilde con problemas familiares?

¿Ya sabes por qué a los José se les llama Pepe?

Gràcies Antoni Gaudí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: