Entre la esperanza y la realidad


Hoy he tenido una agradable sensación al asistir a la concentración ante el Parlament de Catalunya por la custodia compartida. Se ha entregado un manifiesto firmado por todos al President del Parlament de Catalunya, Ernest Benach i Pascual. Imagino que mañana tendremos ocasión de ver algunas fotos, vídeos y noticias relacionadas.

Después, parte de los padres y madres (y abuelos/as, que me olvido y son los más cañeros) que nos hemos concentrado, han ido hasta el Palau de la Generalitat a entregar el manifiesto firmado al President de la Generalitat de Catalunya, José Montilla. Por lo que me han contado, han sido las mujeres y abuelas las que más han sabido ganarse a los medios de comunicación que estaban en la Plaça Sant Jaume para que informen de nuestra reivindicación.

Este acto de hoy me ha generado la agradable sensación de que puedo estar esperanzado porque en un futuro próximo, creo, vamos a ser iguales ante la Ley, tanto los padres como las madres. Los tiempos han cambiado, ellas trabajan, son buenas profesionales, mantienen círculos de amistades sólidos, tienen mucha actividad social y relegan el rol materno al ámbito familiar. Por contra, nosotros, hemos asumido el rol paterno con todas sus consecuencias, lógico es pensar pues, que los hijos sean parte común, en deberes y derechos, para lo bueno y para lo malo. Eso es la Custodia Compartida, simplemente,

Por contra, la realidad es que ya tengo día para firmar el convenio de mi separación. No puedo decir que sea una liberación pues he de separarme de mis hijos, salir de casa e ingresar una suma de dinero importante cada mes. ¡Lógico, tengo tres hijos! No me quejo de que tenga que pagarles todo lo que necesiten, ¡faltaría más…! pero sí que me crea malestar el afán con que esa extraña a mi lado lucha porque le ingrese cada mes cuanto más mejor, sin pensar que lo justo sería que yo dispusiera de suficiente dinero para pagar las cosas a mis hijos cuando esté con ellos, cuando podamos ir de vacaciones…, no veo tan lógico que ella administre (creo que no he utilizado el verbo adecuado) el dinero que les corresponde a ellos.

Sin embargo, lo más agobiante es la situación (realidad) que vivo en casa. Esa extraña a mi lado ha conseguido poner a mi hija totalmente en contra… y a mi hijo mayor le está creando muchas dudas respecto a mí. Y cuando intento hablar con él, viene rápida a alejarnos pues dice que nos les digo la verdad. Me monta el “pollo”, no me deja hablar y, como recochineo, les dice que los manipulo… Vamos que no hay más ciego que quien no quiere ver, como decía aquel, o bien, hay quien ve la paja en ojo ajeno pero no la viga (de cemento armado) en el propio. Qué refranero que estoy 🙂

Espero (de pasar el tiempo y tener esperanza -jooer, parezco la Biblia-) que con el paso de los años recupere la confianza de mis hijos y su afecto no se pierda. Al fin y al cabo, eso el lo mejor que puedo tener.

Anuncios

Concentración en el Parlament de Catalunya


Se ha convocado esta concentración para sensibilizar del problema de las Madres y Padres Separados ante la tramitación del nuevo código de familia de Catalunya en el Parlamanet de Catalunya

martes día 29 de Julio a las 9 de la mañana

El objetivo principal es que nuestros parlamentarios sean sensibles a la CUSTODIA COMPARTIDA, conozcan la realidad y entiendan cómo afecta a los padres y madres, pero sobre todo a las hijas e hijos.

Desubicado


Desde el ciberespacio.

Esta prueba la he realizado desde la BlackBerry para comprobar que durante el mes de agosto puedo postear mientras hago el camino de Santiago.

Lo que me parece acertado es la entrada del Post: Desubicado, lo estoy por escribir desde el móvil en cualquier sitio, pero es que dentro de mi hogar también me han desubicado. Y me siento desubicado en el afecto de mis hijos, en mis sentimientos, en el proyecto de familia que teníamos, en mi futuro.

Bah! Es un punto de inflexión que superaré igual que he aprendido a escribir posts desde el móvil.

Salut !

El afecto de mis hijos


Poco a poco, pienso, perderé el afecto de mis hijos. Por un lado, la manipulación que el cónyuge que motiva la separación o que vive del rencor puede generar en la hija o hijo. Dicha manipulación puede dar lugar al SAP (Sindrome de Alienación Parental). Por otro lado, el roce hace el cariño y el vivir separado de mis hijos propiciará que se separen afectivamente de mi.

Cuando vengan a casa de mi madre, en Barcelona, vivirán dos días en un cuarto, dispondré de muy poco dinero para salir o llevarlos fuera de la ciudad. Ellos están acostumbrados a ir a la playa, a la montaña, salir por nuestro pueblo, ir con sus amigos… Eso es difícil que lo pueda equilibrar. Al final puede que piensen que lo más cómodo es estar con su madre en nuestra casa con el jardín, la canasta de basquet, saliendo con los amigos a la calle… actividades que no podré proporcionarles.

Le pedí a esa extraña que vivía conmigo que me rebajara 150 € de la pensión para utilizarlos con mis hijos, y así poder salir uno de los fines de semana a un hotel. Se lo pedí por favor, sin que mediara SU abogada pues pensaba que ella me comprendería mejor que SU abogada. Tras 15 segundos de silencio al teléfono me dijo: ahora hablo con mi abogada.

Pensé que era comprensiva y actuaba de forma responsable, como Ex y como madre… Ni mucho menos. Un pollo le montó SU abogada al mío. Nos amenazó con un plazo de horas. Acepté. Ya sé cómo es y mejor que no pida nada pues nada me dará.

Ahora es el momento de mis hijos, de su afecto y cuidado. Debo pensar en cómo compensar esta situación de desequilibrio e injusticia. Lo demás… ella se lo encontrará.

El convenio


Al fin ha llegado. Ya tengo por escrito las condiciones que pone mi, pronto, ex-mujer. Es un convenio escrito como si fabricaran churros. Su abogada, cambia el nombre de mis hijos, la fecha de nacimiento, dice que tengo solo una hija… en fin, que se nota que tiene una manivela de hacer churros y eso es a lo que se dedica. Copia y pega que yo pego pelotazo.

Y es que debe ser un chollo ser abogado o abogada matrimonialista. Normalmente los esposos no son delincuentes ni personas versadas en los oscuros entresijos de la práctica de la justicia, con lo cual no se dedican a aprovecharse de las oportunidades que deben tener los vacíos legales o las estrategias procesales de otras personas que se enfrentan a dictámentes jurídicos de forma habitual. Puesto que es un negocio rentable y fácil, el desinterés por el trabajo bien hecho y con calidad, así como la situación del otro cónyuge les trae al pairo.

Y, tachín… ¿cuánto pide? Con la pensión más la hipoteca lo suficiente para dejarme en la indigencia con 400 € con los que, además, debo pagar impuestos de la casa (en la que no vivo), material y libros escolares, actividades extraescolares, sanidad privada… Uff, ¡qué me ahogo! ¿Cómo piensa que puedo vivir? Bah ! No importa, ya se buscará otros trabajos -debe pensar-, mientras yo me toco el tocador que vivo de lo que me dé. Lo lamento pero es que estoy soltando lastre. Solo me queda pedir perdón por ser padre de mis hijos.

Estaré en la indigencia y me pregunto cómo podré pagar lo que necesiten mis hijos los días que tengo derecho a estar con ellos. ¿Acaso debemos estar los cuatro en la habitación de la casa de mis padres a donde voy a ir a vivir (recluirme)?

Mejor que escriba y suelte lastre…

Ya casi soy un separado


El sábado fui a manifestarme con los padres de la plaza y al finalizar la pequeña mani, y que los guiris nos fotografiaran, fuimos a tomar algo.

Hasta ahora siempre me volvía a casa previa parada para hacer la compra -hábito familiar de los fines de semana que no he podido eliminar de mi rutina de Weekeend- Decidí postergar la compra del Sábado e irme a tomar una cerveza. Al final comí un plato combinado en el restaurante Xaica cual separado colgadillo y practicando para aquí unos días, en el momento que me hagan firmar la separación.

No me importó no estar a la hora de la comida. Normalmente me hago yo la comida y la suelo hacer para todos, sin embargo, ella no quiere comer lo que cocino puesto que dice que es vegetariana. Hago un poco de todo pero ella prefiere comer algo por su cuenta. La extraña a mi lado es vegetariana, no por convinción, por salud o por principios… no, no, lo es porque le dan pena los animales… Lástima que aquellos animales que no le dan pena son los marinos invertebrados: los géneros catalogados gastronómicamente como marisco y los Homo Sapiens que han sido su cónyuges, por ahora yo solo. En fin, que estamos en la misma categoría las almejas y yo.

En estas reuniones con otros separados conoces a muchas personas, hombres y mujeres de diversa índole. Todos con diferetes problemas y estados de ánimo. Una constante es la crispación. Se percibe sufrimiento y mucha impotencia. Cada uno lo canaliza de forma particular y aquí entra en juego la experiencia, el estado de ánimo general de cada uno y la situación personal. Hay quien es capaz de litigar constantemente para recuperar sus hijos y hay quien pierde los nervios y es carne de comisaría. Ah!! y muchos que han ido a parar a la comisaria por denuncias falsas de Malos Tratos.

Y no es extraño que en las “negociaciones” para establecer los acuerdos del divorcio se utilicen todo tipo de tretas. En mi caso, SU abogada amenaza con denunciame por Violencia de Género pues dice que grito cuando nos discutimos. Ella no grita, berrea y lanza platos, bandejas…

Ayuda, por favor


Un día, después de que me amenazara con que llamara a SU abogada, regreso de trabajar y me franquea el paso en el pasillo de la entrada blandiendo una tarjeta de presentación profesional:

-Tienes diez días para llegar a un acuerdo con MI abogada o sino presenta la demanda…

Glups, la cosa no mejora… había pasado de puntillas sobre su primera amenaza de que llamara a SU abogada pero no se había “olvidado”. ¡Qué ingenuo! ¿Y por qué? Bien, mi pequeño deseaba ver la nieve y le propuse ir al Pirineo. Lo hablé en el trabajo y una compañera, que tiene un niño de la edad del mío, y con novio, ¡¡ no vaya Usted a pensar mal !! me propuso que fuéramos juntos pues su hijo tampoco había visto la nieve y le hacía ilusión. Nada de rollo, amistad… quede claro. Luego supe por mi hijo mayor que la Extraña a mi lado montó en cólera y nada más salir por la puerta de casa, había llamado a su familia para explicar lo malo que yo era ya que me iba con “otra” a pasar el día… No comentaba que ella alguna noche no ha dormido en casa.

Pero ya me he ido del hilo de este post. Volvamos. SU amenaza se materializaría en 10 días. ¿Qué hacer? Ahora la cosa ya iba en serio, o buscaba alguien que me ayudara y asesorara o me vería envuelto en un proceso judicial sin saber qué hacer.

Había oído que la situación de los padres separados era dura y que algunos se habían agrupado. Tras varios intentos (cuidado con los aprovechados: abogados, asociaciones raras…) dí con los que me parecieron más responsables, organizados y… ¿diversos? Cada sábado se (nos) reúnen (reunimos) en la Plaça Catalunya en Barcelona. Son los Padres de la Plaza por la custodia compartida

A %d blogueros les gusta esto: