– Abdoulaye Koné


Ahora que la crisis nos está golpeando con mucha fuerza quiero hacer un homenaje a quienes peor lo están pasando, y sobre los que, de forma irreflexiva, estamos cargando parte de responsabilidad de la situación: los inmigrantes.

Muchas veces nos es más fácil pensar que si ellos no estuvieran aquí, tendríamos más para repartir de lo poco que este gobierno nos va a dejar.

Tras leer que un inmigrante llamado Abdoulaye Koné ha muerto por venir a España, deseo recordar como a estas personas, la mayoría de las veces, las juzgamos mal.

Hace cuatro años llegaba tarde a una reunió en un Departamento de la Generalitat de Catalunya. Aparqué la moto y me descuide el casco encima de ella.

Al volver me extrañé por no encontrarlo en la maleta de la moto, pensé que estaba en la sala en la que nos habíamos reunido. Pero un señor que estaba trabajando en una zanja de la acera me llamó:

– Si buscas el casco, lo tienes en la portería del parquing del edificio.

-¡Ah!, ¿sí? ¿Me lo he dejado en la moto?

– Sí y unos chicos te lo han cogido, pero él -y me señalo a un compañero suyo negro que estaba trabajando con él- les ha dicho que lo devolvieran, a lo que han comenzado a correr. Abdoulaye les ha seguido a la carrera y a cinco calles de aquí los ha atrapado y recuperado tu casco.

– ¡Ostras! Abdoulaye, te estoy muy agradecido. ¿Cómo puedo compensarte? Por favor, ten veinte euros.

– No hace falta -me respondió él con acento subsahariano- lo hice porque debía.

Durante un buen rato le deseaba expresar mi gratitud. Le insistí y no quiso que le recompensara.

Ahora deseo dedicarle este post, agradecerle el gesto que tuvo hacia mí sin conocerme y deseo, de todo corazón, que le vaya bien en esta crisis, al igual que a todas las personas que están en su situación.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: