– De delincuentes e inmigrantes


Hace unas semanas caminaba con dos de mis hijos y con Gemma. Al cruzar un semáforo en la Plaza Universitat de Barcelona no vimos involucrados en una trifulca entre tres hombres que gritaban y se agarraban entre ellos.

Tras el primer desconcierto pudimos entender que dos de ellos habían robado al otro que los agarraba e increpaba.

Intenté auxiliar a la persona que habían robado de forma que entre los dos pudiéramos intimidar a los ladrones. Al final no pudimos recuperar el ordenador portátil que le habían sustraído pues huyeron como cobardes. Nos explicó la escena: subía por las escaleras del Metro, se le acercaron, tropezaron con él y cuando notó que le cogían el ordenador intentó recuperarlo. Los dos ladrones pasaron hábilmente a un tercero el portátil y se quedaron confundiéndole.

Cuando yo me los encontré, el tercero ya había huido con el objeto del robo. Nada pudimos hacer.

Hablar con los Mossos d’Esquadra fue complicado. Primero llamamos al 112 y parecíamos más los culpables que los robados por la forma imperativa en que nos hablaron. Por mi parte no conseguí que el Mosso que me atendió se enterara de qué había pasado. Le oía hablar con otras personas que denunciaban otros casos. Al final un caos.

No sé si el chico al que robaron pudo hablar con los Mossos y aclararse. Lo cierto es que, por lo que comentó él, en las cámaras de la estación del metro de la plaza Universitat está todo grabado. Nos despedimos en ese momento. Ojalá que haya tenido suerte… pero lo dudo.

¿Y quienes eran los ladrones? Inmigrantes. No deseo entrar en juicios de valor, sin embargo, la situación de crisis en la que vivimos inmersos ha obligado a muchas personas a delinquir. Solo hay que oír, pues no lo dicen muy alto (el sistema financiero), el alto grado de fraude de tarjetas visas que hay. ¿No os las han cambiado por una con chip? ¿No habéis sido objeto de fraude de vuestra tarjeta? Y qué poco se explica dentro de nuestro país.

Esta situación de “buscarse la vida” ha propiciado que capas enteras de población inmigrante hayan comenzado a realizar actividades delictivas. No obstante, quiero recordar que debemos estar agradecidos a ellos tal como ya expuse en otro post.

:.-:-~ ~#@~

– La apasionante diversidad del ser


Vivir fuera de la ciudad de Barcelona te aleja de la realidad que se vive en cuanto a diversidad cultural. Antes del divorcio me perdía muchas transformaciones sociales que se están produciendo.

Hoy he acompañado a un amigo en su trabajo, para ello he caminado por Santa Coloma de Gramenet, hasta su centro de trabajo y me ha asombrado cómo están mutando los núcleos urbanos más densos. Los pisos en Santa Coloma se perciben apretados entre ellos. Cualquier resquicio era suficiente para que se levantara en los 60-70 una vivienda. La construcción ha sido anárquica, abigarrada, densa, falta aire para respirar…y, sin embargo, la vida es bulliciosa, alegre, descarada.

Igual te encuentras un asiático con pinta de Son Goku, así los llama cariñosamente mi amigo, ligando con chicas manga, a un pakistaní vendiendo cervezas, a una sudamericana que piensa que está estupenda con su escote… Pero al lado, el Forn de Pa tiene debajo un letrero en chino, un Bar Gallego regentado por un paquistaní… Todos los comercios están pasando a manos de extracomunitarios y… como que no me encajaba… en vez de ver al señor y la señora de Extremadura detrás de una barra, ahora ves a una joven asiática sirviendo tapas. Es apasionante cómo nos está cambiando todo.

Caminas entre esas calles y oyes conversaciones telefónicas en idiomas de medio mundo, ves la ventana abierta con un oriental detrás donde antes veías a un andaluz. ¡Qué pequeño que se ha hecho el mundo! Y me gusta que sea así.

La mayoría son emprendedores pues compran los comercios de los inmigrantes peninsulares de los años 60, les ayudan a jubilarse dignamente y revitalizan los nuevos comercios y el barrio. Plas, Plas, Plas.

Este es el mundo que heredan mis hijos, ni mejor ni peor, pero seguro que sí más apasionante.

Salut y Custodia Compartida YA !!

A %d blogueros les gusta esto: