– 18 de Julio, #recuperarlamemoria


Uno ya tiene una edad, soy hijo de los perdedores de la guerra, igual que la mayoría. Algunos se piensan que la ganaron y no saben que todos la perdieron en forma de años de represión, atraso cultural, atraso económico… Miedo, sobre todo, mucho miedo… Incluso nuestra situación de déficit democrático tiene su origen en la guerra.

Como explicó Javier Cercas en “Anatomía de un instante” sobre el golpe de estado del 23-F, todo el mundo se acojonó y nadie sé movió;  la imagen de la guerra civil estaba tan incrustada en nuestros circuitos neuronales que impidió cualquier reacción popular.

Recuerdo a mi abuelo materno llorar cuando le pregunté, de pequeño, si había matado a mucha gente. No hablaba nunca de la guerra y cuando se hablaba del “frente”, es decir, las trincheras de primera línea, callaba, se entristecía o lloraba.

Y qué no le pasaría a mi abuela materna que estaba sola con las tres hijas… y que odiaba tanto a los italianos que habían entrado en Casalarreina

El terrible Pozo de los Perros, donde los falangistas, entre ellos un tal Patato, lanzaban sobre al río Oja a los que se habían significado como republicanos dentro de un saco y ardiendo… O los camiones cargando a los hombres sospechosos de ser socialistas para llevarlos a fusilar…

O un tío mío, llamado Pedro, muerto en el frente del Ebro, la idealización de un hermano por parte de un niño (mi padre) que vio como mis abuelos habían perdido a su hijo, y que otros dos estaban luchando en el frente de Aragón-Cataluña. Las penurias del frente de Teruel, los asaltos a las trincheras…

Recuerdos explicados por mi padre en los que, en una acción heroica, sus hermanos consiguieron reducir a unos oficiales republicanos que se estaban pasado a los Nacionales y que intentaban volar el pantano de TREMP para impedir que pasaran las tropas republicanas en la Batalla del Ebro…

O el miliciano muerto a la entrada del pueblo: Sástago, con la boca abierta en la que intentaban entrar las prosaicas piedrecitas lanzadas por los niños… Al final, todo son recuerdos de un niño que vivió la guerra y que se los pasó a su hijo, yo.

¿Qué es real, qué es mito familiar, qué es recuerdo inducido?

Muchas historias que se están perdiendo… La entrada de Franco en Bilbao, un anacronismo que mi madre recuerda y que no creo que viviera, en todo caso se lo explicaron.

O como recibió mi abuela paterna la noticia de su hijo muerto en el frente por la espalda… ¿Una bala perdida, o tal vez, un quintacolumnista, o un comisario comunista que le impidió la retirada? Mi padre prefería la muerte de su hermano mediante la traición de un quintacolumnista, es una muerte más épica, pero otras versiones de la familia dicen que era difícil ya que era artillero…

La memoria tiene eso, que te deja un sabor de boca, una idea de cómo debieron ser las cosas. La memoria se conforma a partir de los hechos vividos, los sentimientos involucrados y los aderezos particulares.

Algunos interpretan la memoria y la llaman Historia, otros como  George Orwell son la memoria: Homenaje a Cataluña.

Algunos piensan que ganaron la guerra pero su memoria tiene amnesia, todos perdieron, excepto los de siempre.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir

– ¿Alguien ha perdido unas fotos de San Francisco?


Raro, ¿verdad?

Sí, este post es un experimento social y de capacidad de crear red. Deseo comprobar si es posible encontrar al propietario de una tarjeta de memoria de 256 Mb que contiene un centenar de bonitas fotos de San Francisco. Ayer, 18 de febrero de 2009, me la encontré en la calle Del General Álvarez de Castro, en Barcelona, cerca de la Catedral, más aún, casi en frente del Mercat de Santa Caterina. Mapa

Mi primera idea había sido poner una de las fotos en la que aparece un grupo de unas 7 personas. Me da pena que hayan perdido sus fotos, ¡con lo felices que se ven!. Pero me asalta una duda: ¿estaré incurriendo en alguna ley, norma… sobre protección de la intimidad? ¿Alguna de las personas de las fotos se podría ofender, o tal vez sus familiares? ¿El novio, mujer, amante… de alguna de esas personas puede descubrir un affaire desconocido? Ves a saber… Por eso que no coloco ninguna foto de ell@s.

El siguiente paso del experimento es ver si soy capaz de recabar la ayuda de quien entre en el Blog. Seguro que más de uno/a podrá orientarme en asuntos legales sobre la intimidad y el derecho a la propia imagen. En el caso de querer ayudar a estas personas a encontrar sus fotos… ¿Incurro en algún delito por poner una foto de esas personas y que sean reconocibles? Sería lo más fácil para poder crear la red de personas que los conozcan y les informen de que tengo sus fotografías. Son unas 7 personas y según las teoría de los Seis Grados de Separación las posibilidades de encontrarlos crecería de forma exponencial a medida que más gente leyera el post con el tiempo.img_0128

El tercer paso, y a la espera de asesoramiento legal y veraz, solo puedo que poner una foto identificable por alguna de estas personas o de su entorno que la haya visto, o sepa que estuvieron allí.

Finalmente colocar datos para identificar a los apenados perdedores de su memoria. El target será:

1. Personas que han perdido una memoria de 256 Mb con las fotos de su viaje a San Francisco.

2. La pérdida se produjo en Barcelona, el día 18 de febrero de 2009 o algún día anterior: 17 de febrero, 16 de febrero…

3. Se perdió alrededor de la Catedral y del Mercat de Santa Caterina (Mercado de Santa Catalina).

¿Alguna idea más para encontrar al propietario?

Una vez se identifique el posible propietario le haré algunas preguntas para poder identificarlo o bien, si es una de las personas que aparecen no hará falta que “lo interregue :-)”

A %d blogueros les gusta esto: