– Vaya, no pudo ser


El sábado, por primera vez en 19 meses pude hablar con una persona de la familia de mi Ex.

Realmente estaba contento e ilusionado. Pude explicar mis razones y mi estado emocional en el que vivo desde que perdí la posibilidad de compartir mi vida con mis hijos. Me he perdido los buenos y malos momentos, su educación, el estar a su lado en sus éxitos. Pensé que hablar con alguien de la otra parte podía servir para suavizar la situación.

Lamentablemente no ha sido así y me he visto calumniado por “alguien” que se hace pasar por Pepito Grillo (conciencia ¿inconsciente?). El elenco de descalificaciones que me atribuye en su comentario (es el 3º) son:

  1. – atemorizador de mis hijos
  2. – gritón,
  3. – insultón
  4. – humillador
  5. – odiador
  6. – victimista
  7. – obsesionado
  8. – enajenado
  9. – engañador
  10. – intrigador
  11. – manipulador
  12. – hombre anuncio (este me encanta 🙂 )
  13. – peligroso
  14. – perturbado

Y me dejo otras que subyacen y que incluso son peores. Es un ejemplo de cómo atacan los que, faltos de argumentos, utilizan la difamación. Pero lo peor no es eso, lo peor es que mis hijos sufren esta descalificación a su padre de forma habitual.

Ahora ya sé quien es Pepito Grillo, me falta su Pinocho.

Salut y Custodia Compartida.

– Por los pelos.


Escribo esto en caliente, en la comisaría. Afortunadamente no como detenido sino para denunciar el incumplimiento del regimen de visitas por parte de mi ex.
¡Qué vergüenza que he pasado! ¡Dios !
Ha venido una patrulla de Mossos d’Esquadra para interrogarme y ver qué hacia en la puerta del domicilio de mis hijos.


Les comento que no soy un delincuente y me contestan que han venido para evitar que pueda realizar algo delictivo.
¡Qué fuerte !
Un padre divorciado, que va a recoger a sus hijos cuando le tocan por sentencia y mi ex llama a la policía. Son ganas de complicar más la vida a mis hijos y a mí.
¡Menos gastos con tanta tontería!
¿No es absurdo todo esto?
Venga, por favor, custodia compartida ya… y dejémonos de tanta hipocresía.

– Y continúan las denuncias falsas.


Cuando una persona pierde el respeto a otra, sobretodo si formó pareja con ella, utiliza todo tipo de artimañas para dañarla:

1. Le quita la casa y los hijos.

2. Realiza denuncias falsas amparándose en la desigualdad legislativa del Estado español.

3. Es capaz  de difamarlo utilizando a sus hijos cual peleles.

4. Le castra las posibilidades de rehacer su vida.

5. Le confisca” legalmente” casi todo su sueldo.

6. Le niega a la familia del hombre que puedan disfrutar de sus nietos y sobrinos, así como de los bienes comunes que él había aportado al matrimonio.

7. Le barra la entrada a su casa.

8. Y lo peor de todo: le hace una daño gravísimo a los hijos de ambos para toda su vida.

¿No es esto violencia de género… ? ¿Y si fuera ella la víctima en vez de él?

– BASTA de sentirme triste !!!!!!!!!


Acostumbrado durante 16 años a hacer de padre todos los días y noches de mi vida (siempre hemos sido una familia muy cohesionada y hacíamos todo juntos), paso momentos desubicado, falto de algo“, no sé, tristón…

Me falta el día a día con los niños, con los momentos buenos y menos buenos, vigilando qué están haciendo, cuidándolos, llevándolos a actividades, saliendo a la montaña, insistiendo en que dejen el ordenador o la tele, haciendo deberes, recogiendo y limpiando la cocina, sacando los perros, llevándolos al colegio, las comidas de los fines de semana, la compra, el jardín, recogiéndolos los días que podía…

Ahora, salvo el fin de semana que estoy con ellos, uno de cada dos, el resto del tiempo siento un vacío es lo que denominan en Psicología Síndrome del Nido Vacío.

Quería escribir más sobre los estados de ánimo que he sentido este fin de semana pero no lo haré. El blog está triste, aburrido y no debe ser así.

Cambio de pensamiento, actitud positiva. Eso es lo que necesito 🙂

Salut y CUSTODIA COMPARTIDA YA !!

– Hoy he soñado que algo muy bueno me ocurrirá


Los sueños, lejos de ser premonitorios, pienso que son reflejo del estado de ánimo que tengas, de las preocupaciones o de las expectativas. El inconsciente trabaja constantemente y reproduce o imagina nuestros estados mentales de la vigilia. Imagino que ensaya las situaciones a las que se debe enfrentar, positivas si tus expectativas son favorables, negativas si estás desbordado por los problemas.

Hoy me siento muy bien, he dormido perfectamente en el albergue Ana de San Martín del Camino. Os lo aconsejo.

He soñado algo que me hace ilusión e investigaré a ver si es posible que se materialice.

El paisaje ha cambiado definitivamente. Ya es verde. Me anima muchísimo ver árboles y montañas al fondo. Ya se intuye Galicia. He pasado por Hospital de Órbigo un pueblo muy bonito y con gente agradable. Ahora estoy comiendo en Astorga y son fiestas mayores. Después pensaré si continúo o me quedo.

Intento hablar con mis hijos, al igual que mi familia y es difícil conectar con ellos. Mi ex los ha colocado en diferentes casas de sus hermanas y continúan con el secuestro emocional. Si tanto deseaba la custodia exclusiva… ¿por qué los coloca con sus hermanas? Ellos están bien, los alejan de forma sutil pero efectiva de la conexión conmigo. De esta forma, sentimentalmente los voy perdiendo. Mi familia intenta conectar con ellos y tampoco pueden. ¿Puede uno de los cónyuges colocar a un hijo con otro familiar suyo y que viajen a más de 150 km? Ya lo investigaré.
Grrrrrr

CUSTODIA COMPARTIDA YA

Secuestro emocional


Le estoy dando vueltas estos días a la evolución de la relación con mis hijos.

Sin ahondar en cómo fue en los meses anteriores a que esa extraña a mi lado planteara el divorcio, en general era buena o muy buena, excepto con mi hija en que claramente tenía un fuerte SAP desde pequeña, que por lo que he podido deducir, tiene como origen por transposición, la relación que mantenía esa extraña a mi lado con su padre en la infancia.

Con mis hijos hemos pasado momentos muy buenos, hemos sido cómplices, estudiado juntos, participado en todas sus actividades sociales… Al iniciarse este período de transición al divorcio, han ido alejándose de mí. Al principio, incluso el mayor reconocía que le hacía chantaje emocional, y era el más ecuánime con la situación. La niña se alejó de mí y mi familia y el pequeño ha mantenido una relación perfecta conmigo.

Sin embargo, el mayor ya no reconoce la situación, ya no es ecuánime y he detectado que lo que padece es un secuestro emocional con Síndrome de Estocolmo emocional. Así, tal cual. Entiende las razones de su madre para realizar actos (mejor no poner los trapos sucios a la vista) que en otra situación no hubiera permitido y se habría enfrentado.

La niña hace tiempo que prácticamente no la veo pues está recluída en casa de los familiares de ella. Y con el pequeño, otro tanto. Es normal que deseen estar con sus primos y primas. Se lo pasan de puta madre, desde luego, pero desde que nos estamos separando los han acaparado con todo tipo de agasajos, salidas a restaurantes que les gustan, actividades… En definitiva, los han apartado de mi haciéndoles ver que con la familia de esa extraña a mi lado es todo de color de rosas. Como resultado se han alejado de mi y de mi familia. Entonces, ya no es chantaje emocional, (y que ellos pudieran reconocer) sino que es secuestro emocional (y físico) ya que estando, todavía, bajo mi custodia compartida, he de pedir por favor, que esa extraña a mi lado me los traiga para verlos antes de ir a hacer el camino de Santiago.

A %d blogueros les gusta esto: