– La igualdad mal entendida


Hace tiempo que decidí no dar a este blog personal un carácter reivindicativo. Estoy cansado de los devaneos del mundo de los divorcios y lo único que consigo es enfadarme.

Y esto es lo último que deseo, solo quiero continuar siendo feliz y recuperar a mis hijos.igual_da

Es difícil. En torno a estos conflictos postmatrimoniales hay un verdadero elenco de vividores y vividoras. Estos personajes saben aprovechar la emancipación de los derechos de la mujer y su nueva realidad, con un papel más activo, para acercarse al fuego que más calienta. Son especialistas en encender el conflicto, evitar los acuerdos y generar la sensación de que las mujeres son unos pobres seres indefensos. Llegan ellos y ellas a salvarlas tras pasar por la Administración Pública correspondiente para cobrar su subvención o sueldo.

Sin negar que muchas mujeres necesitan el apoyo institucional y la superación de sus conflictos con personas machistas, que los hay, no estoy de acuerdo en que a todos los que pidamos la Custodia Compartida se nos tilde de Machistas. Y hablo de abogados, políticos, profesionales de la subvención, mentes adormiladas, y mujeres que mienten y manipulan para conseguir vivir plácidamente subvencionadas por sus exmaridos.

Los españoles vivimos de las subvenciones… y así nos va: debemos pleitesía a quien nos paga.

Hace unos días encontré un blog que, bajo la supuesta neutralidad de género, nos quiere decir a todos cómo somos y cómo debemos pensar e inicié con su coordinador un debate respecto a la Custodia Compartida, que él ha cerrado eliminando mi último mensaje. Tal como le he comentado, continúo el debate en mi blog y si quiere que escriba. Esto es lo que le contesté (y no publicó él por su parte) a su último comentario:

Querido Chema,

He leído, tal como me aconsejas, parte de tu blog, no todo, pues tu infinita capacidad dialéctica me impide absorber tantas y tantas páginas escritas.

He llegado a la conclusión, gracias a tu sagacidad intelectual, que los nuevos hombres tenemos el gran reto de:

1. tratar como iguales a las mujeres,

2. redefinir nuestra masculinidad y

3. luchar contra la violencia de género.

Estos tres puntos están resumidos, tras una extensa introducción tuya en: http://heterodoxia.wordpress.com/mister-proper-ahora-es-don-limpio-un-poco-de-historia

1. Posiblemente yo sea fascista, según tu demostrada sagacidad definitoria, puesto que no trato como iguales a las mujeres sino que trato como iguales a todas las personas, incluidos a nuestros hijos e hijas.

2. Seguramente que formo parte del fascio porque desde mi indefinida masculinidad (machista según tus cariñosas palabras) ejercí de padre en los 17 años que he compartido con mis hijos,  asumiendo los roles de paternidad en todo su significado, que es muchísimo aquí en Catalunya. No te los explico pues no sé si eres padre y en caso de serlo, cuál es tu rol. No deseo crear otro animado debate.

3. Y por último, debo ser un abyecto fascista que no está en contra de la violencia de género porque simplemente estoy en contra de la violencia contra las personas y los seres vivos.

Como ves, tus calificaciones hacía mi actitud no me sorprenden, puesto que antes de que pudieras llegar a esos tres puntos teóricos yo ya los había superado hace mucho tiempo.

Solo me resta pedirte que reflexiones sobre si podemos pedir la custodia compartida de las niñas. Te doy la idea y lo puedes añadir en tu manifiesto.

Saludos, Félix

PDT: No incluyo su mensaje en el que me indica que no me publica el comentario pero sigue calificándome como fascista. Qué le vamos a hacer… es su discurso.

Anuncios

Hay que mantener la calma


En estas situaciones de separación, la crispación está a la orden del día. Desde que me relaciono con personas en situaciones similares a la mía, vengo observando que mantener la calma es difícil, los estados de ánimo son muy fluctuantes, muchas personas están con estados afectivos alterados: depresiones, angustias, sentimiento de injusticia… Por esta razón es importante modificar el pensamiento para controlar las emociones. Debemos marcar distancia para entender qué nos pasa, saber que no es culpa nuestra (o solo nuestra) que se quieran separar de nosotros.

Ya sé que muchas personas que están en esta situación cometen actos de violencia de género, hablan mal de sus ex, las insultan y difaman. Es reprobable y se ha de evitar, pero se necesita ayuda por parte de la sociedad. Propongo un OBSERVATORIO de SEPARACIONES, en el que se vigile las realidades que están detrás de las separaciones, consecuencias, ayudas psicológicas, ayudas para superar la indigencia… Un observatorio en el que estén los colectivos feministas, asociaciones de separadas y separados, asociaciones por la custodia compartida, psicólogo/as, mediadores… en definitiva un foro de debate que proponga medidas de vigilancia de cómo está evolucionando la realidad de las personas separadas, programa de actuaciones para equilibrar la situación y SENSIBILIZACIÓN de la realidad que estamos viviendo cada vez más personas.

Hasta ahora he mantenido la calma, en parte asumiendo cierta culpa de la relación, pero desde ayer que estoy más indignado y he endurecido mi postura. No me resigno a lo que me ocurre y no me importa expresar lo que siento, ni que mis hijos lo sepan.

Ayer bajaba caminando de la montaña (me entreno para el Camino de Santiago) hacia las 23 horas. Qué casualidad que el único coche que me encuentro en una rotonda es el de esa extraña a mi lado. –Qué raro, a estas horas…? Cuando se acerca el coche a dar la vuelta en la rotonda veo que está ella dentro (lógico, es su coche y lo conduce) y al lado el “maromo“. Joooeeer, tierra trágame !!!! Ella me saluda tímidamente y el maromo mira hacia adelante con cara de “me han pillao…” En fin, qué difícil es mantener la calma. La rotonda lleva a la casa del maromo.

Al llegar a casa le pregunto a mi hijo si sabe dónde está su madre. -Sí, con sus amigas… En fin, le expliqué que no era cierto. Hasta ahora tenía la certeza de que el maromo (antiguo novio, que una vez se divorció él, volvió a verse de forma asidua con  esa extraña a mi lado) estaba detrás de la separación. Pero cogerla en falso, mintiendo a sus hijos (a mí ya me lo imaginaba) me ha hecho perder la calma. Siempre, durante este proceso de separación, ella ha salido todos los fines de semana, incluso no ha dormido en casa… No he querido investigar ni crear la duda en mis hijos pero ayer la pillé por casualidad y… no me parece mal que se destape la situación. Ella puede hacer lo que quiera con su vida, pero nos afecta su conducta, y tiene consecuencias, tanto para nuestros hijos en común como para mí.

Según ella, destapo la situación porque lo único que me importa es el dinero (si claro, seré un indigente en septiembre cuando se formalice el convenio de divorcio) pero oculta que ha destruido un proyecto de vida en familia. Te puedes enamorar de otra persona, pero mejor sé clara, valiente, afronta la realidad y consecuencias de tus actos, explica las razones, asume responsabilidades pero no manipules a los hijos, no hagas pensar al cónyuge que es un mal padre y marido y, por favor, no escondas las verdaderas razones.

Bueeno, calma que no consigo nada… Al menos escribiendo he soltado lastre…

Lo peor de todo es que se está encargando de alejar a mis hijos de mí. Y con el tiempo intentará que solo sea el padre biológico.

CUSTODIA COMPARTIDA YA

A %d blogueros les gusta esto: