– ¡Quietos todo el mundo, se sienten coño!, aquel 23-F


La célebre frase de Antonio Tejero Molina: ¡Quietos todo el mundo, se sienten coño! pasará a la historia, no por lo profundo del pensamiento expresado, sino por la franqueza con la que extraía lo que tenía en su cabeza de guardia civil golpista.

En 1981, el 23 de febrero, las ilusiones que teníamos de verdadero cambio estaban comenzando a decaer. Los golpistas y los denominados elementos del Búnker se hacían fuertes y las conspiraciones eran constantes.

Recuerdo como en los años de mi adolescencia se hablaba de la inminencia de un golpe de estado en Argentina contra Isabelita Perón y, efectivamente, así ocurrió, los militares argentinos tomaron el poder y represaliaron a su población. Parecía que en España iba a ocurrir lo mismo. Se había pasado de la euforia de la muerte del Dictador al temor hacia sus seguidores.

El 23-F, tras unos cuantos intentos fallidos en meses anteriores, tomaron el Congreso de los Diputados unos cuantos centenares de guardias civiles. La historia ya la conocemos. Tras su entrega (no creo que fuera rendición) pasaron a vivir cómodamente en cárceles militares o a servir en su cuerpo militar. Ahora todos ellos son “dulces” jubilados que dan entrevistas por la radio como Alfonso Armada o escriben cartas a los directores en los diarios como Antonio Tejero Molina criticando el Estatuto Catalán.

En aquel momento estaba seguro de que si había una guerra cogería las armas y lucharía en contra de los golpistas. No he vuelto a sentir esa sensación ni seguridad en mi vida.

La historia, a partir de ese momento, nos ha legado dos cosas:

– Se tranquilizaron los ánimos golpistas. Es difícil que vuelva a ocurrir en el futuro. No les hace falta y todas sus “reivindicaciones” se han satisfecho suficientemente.

– Se recondujo la “democracia”, las aspiraciones del pueblo de Cataluña se diluyeron y la situación actual de déficit democrático en la sociedad española es fruto de aquel pacto implícito que se produjo cuando se entregaron a las fuerzas de la “legalidad vigente”

Como curiosidad he tenido la suerte de conocer a un amigo que fue quien negoció la venta de los autobuses que utilizaron en el golpe. A él, como representante de una empresa de compra-venta, le tocó realizar dicha venta. Claro, luego investigaron a su empresa, pero es lo que tiene formar parte de la historia.

Y finalmente, en la COMRadio, 30 años después, pudimos hablar de ese día en nuestras vidas en el Maneres de viure.

@#.:~

Anuncios

2 comentarios to “– ¡Quietos todo el mundo, se sienten coño!, aquel 23-F”

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya Says:

    […] Actualizados : – ¡Quietos todo el mundo, se sienten coño!, aquel 23-F – ¿Ha desaparecido el género masculino de la faz de la Tierra – Al "Maneres de […]

  2. – 18 de Julio, #recuperarlamemoria « Esta noche cenaremos en el Hades Says:

    […] Como explicó Javier Cercas en “Anatomía de un instante” sobre el golpe de estado del 23-F, todo el mundo se acojonó y nadie sé movió;  la imagen de la guerra civil estaba tan incrustada en nuestros circuitos neuronales que impidió cualquier reacción popular. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: