– Amenazas directas


Últimamente he recibido difamaciones y finalmente amenzas de honor familiar. Posteriormente continuaron.

No debo entrar en Vendettas Sicilianas y por eso que lo más facil sería borrar los comentarios amenazadores y difamadores. No lo quiero hacer pues con el tiempo, si mis hijos, lejos de la locura de este momento, pueden leer este diario veran cómo me insultaban y amenzaban.

Me veo difamado con supuestas acciones malvadas por mi parte. Nada más fácil: delante de un juez y que él determine.

Salut y custodia compartida.

Félix

– Vaya, no pudo ser


El sábado, por primera vez en 19 meses pude hablar con una persona de la familia de mi Ex.

Realmente estaba contento e ilusionado. Pude explicar mis razones y mi estado emocional en el que vivo desde que perdí la posibilidad de compartir mi vida con mis hijos. Me he perdido los buenos y malos momentos, su educación, el estar a su lado en sus éxitos. Pensé que hablar con alguien de la otra parte podía servir para suavizar la situación.

Lamentablemente no ha sido así y me he visto calumniado por “alguien” que se hace pasar por Pepito Grillo (conciencia ¿inconsciente?). El elenco de descalificaciones que me atribuye en su comentario (es el 3º) son:

  1. – atemorizador de mis hijos
  2. – gritón,
  3. – insultón
  4. – humillador
  5. – odiador
  6. – victimista
  7. – obsesionado
  8. – enajenado
  9. – engañador
  10. – intrigador
  11. – manipulador
  12. – hombre anuncio (este me encanta 🙂 )
  13. – peligroso
  14. – perturbado

Y me dejo otras que subyacen y que incluso son peores. Es un ejemplo de cómo atacan los que, faltos de argumentos, utilizan la difamación. Pero lo peor no es eso, lo peor es que mis hijos sufren esta descalificación a su padre de forma habitual.

Ahora ya sé quien es Pepito Grillo, me falta su Pinocho.

Salut y Custodia Compartida.

A %d blogueros les gusta esto: