– Mis Amigos del Camino de Santiago


En Budapest alguien hizo una promesa.

-Si todo sale bien, si se cumple aquello que más deseo… me voy a hacer el Camino de Santiago.

Pasó el tiempo, fue una época dura, y István un día se dio por satisfecho y pensó que aquello que más deseaba se había cumplido. Ahora él debía cumplir con su promesa. En el verano del 2008 se preparó con su buen Inglés en la cabeza -para mantenerla fresca se rapó el cabello-, escogió sus prendas más bermellonas, su bastón de peregrino y se colgó la mochila. Recorrió todo el Camino de Santiago, siempre amable y discreto, afable y cordial. Y un día se acabó el camino y se acabó el año y pensó

-¿Por qué no felicito la Navidad a mis amigos del Camino de Santiago?

Me ha llegado su felicitación. Esta es la mía, István

Y ME ACABA DE LLEGAR LA FELICITACIÓN DE ROMINA. UN BESAZO 🙂

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: