– Digítame, pero hazme libre.


En el año 1992, creo, año de eventos, de nacimientos, de ilusiones barceloninas… descubrí que el mundo bannersdigital no se circunscribía a MSDOS, Windows y, ya como la hostia de avanzado, había un sistema operativo en común entre Micro$oft e IBM: el OS/2.  Existía LINUX.

También había algo más “esotérico”: las BBS, una red que mediante un módem conectado por línea telefónica nos permitía comunicarnos con otras personas, bajar correo, bajar programas… La primera vez que me bajé algo por el módem fue una sensación sublime. ¡Era uno de los elegidos! ¡Era magia! Una hora conectado a la carísima red telefónica y al final tenía un nuevo programa o juego en mi ordenador. Demassié!!!

Entonces no se hablaba de internet (algo había oído en círculos muy técnicos, universitarios), eramos cuatro iluminados los que entrábamos en las BBS y punto. Yo me imaginaba entrando (y así se lo explicaba a mis familiares, amigos, alumnos) mediante internet en la biblioteca de Harvard, al Departamento de Filosofía y releer los documentos de ellos.

-Seguro que en el 2015 todos lo podremos hacer- Pensaba.

Y que va, en el 1995 ya lo pude hacer desde un acceso que probé a Internet. En septiembre ya lo tenía instalado en casa. Y gratis… No os diré como 🙂

Pero en el 1992 había algo diferente, un sistema operativo que se llamaba Minix y que era un clon de UNIX, Sistema Operativo mítico. Lo probé. Hombre, no estaba mal, se parecía al MSDOS. Pero… ¿dónde estaba la potencialidad? Me olvidé.

Al cabo de unos días leí un artículo de un iluminado (que no era la Madre Teresa de Calcuta…), se llamaba Linus Torvalds. Lo recuerdo como estudiante en el bar de su facultad en Helsinki y bebiendo cerveza. ¡No era un Yuppie!  Pues bien, había iniciado un proyecto de escribir todo el UNIX y dejaba que todo el que quisiera y estuviera capacitado le ayudará. Había nacido LINUX. ¡Qué apasionante que me resultó todo eso!

Ya estaba, en el 92, probando un disquete (o unos cuantos, no recuerdo) con Linux. Me formateé el Disco Duro y lo puse. Era difícil pero apasionante.

Y así sobreviví unos meses. Fue duro. Al final volví a MSDOS y Windows 3.x que era lo que todos utilizábamos en el curro. Y más yo que era programador.

Sin embargo me enganché a la filosofía del Software libre.  No soy purista, más bien relativista en todo y no entro en matices, como por ejemplo si es Código Abierto y otras acepciones…  Lo que me interesa es la palabra libre, haz lo que quieras y respeta a los que han trabajado en esto. Transmite lo que aprendes, lo que mejores y haz que todo el mundo tenga acceso al Soft Libre. Desde ese momento fui un diseminador de la idea. No siempre fue fácil utilizar Linux. Probé muchas distribuciones hasta que en 2005 encontré la que me encajaba por potencia y facilidad: Ubuntu.  He ensayado con los diferente sabores: Kubuntu, Edubuntu, Xubuntu. Al final estoy de forma constante con Ubuntu (GNOME).

En otro momento ya os hablo de este apasionante mundo libre…

Anuncios

3 comentarios to “– Digítame, pero hazme libre.”

  1. Isabel Says:

    Cuando conocí a mi ex, le enseñe prácticamente lo que era un ordenador. Y eso que yo soy de letras y el de ciencias puras, pero tan fuera del mundo como para no haber casi aporreado en su vida las teclas de un ordenador de los de entonces (1994).
    Cuando, siendo novios, él se marchó al extranjero a continuar sus estudios de posgrado, recuerdo que existía una cosa llamada “pine” que te permitía conectarte y hablar con alguien, una especie de “messenger” en versión protohistoria.
    Para poder acceder a tamaño avance de ciencia ficción, tuve que solicitar dos cartas de recomendación de sendos profesores universitarios, con la excusa de una investigación… Con ellas, acudí al “Centro de Cálculo” (existirá todavía) de la UCM, para abrirme una cuenta “pine”. Y desde allí se operaba el milagro de la comunicación remota.
    En el extranjero, mi ex absorbió toda la modernidad informática de que tuvo tiempo y volvió catatónico y abducido por Linux.
    En nuestro portátil (aún lo conservo, qué cacharro!!!) instaló Linux y así, fuimos “libres”.
    Libertad, divino tesoro… Era como disfrutar de un exquisito manjar, de sutiles aromas y texturas, un plato verdaderamente delicioso y selecto… en mitad del desierto.
    Si yo quería conectarme a alguna web, no estaba preparada para Linux, si necesitaba hacer la compra por Internet, no podía acceder a ningún supermercado… A veces, las incompatibilidades con el “impuro” sistema Windows me habían convertido en una autista informática. Eso sí, muy abierta, muy en comunidad libre.
    Lo primero que hice en mi actual portátil,éste que ahora me conecta contigo,en cuanto se marchó de casa el espíritu libre, fue eliminar el Linux de mi vista.
    Ahora, cuando me conecto, aparece un mensaje de Gates que me recuerda que mi versión no es original y que puedo padecer las siete plagas bíblicas en cualquier momento.
    Pero mientras, voy tecleando mi lista de la compra al super.com. Y tan contenta!!
    Ya sabes que de vez en cuando me gusta replicarte un poco…

  2. 08wallace Says:

    Nada, nada, voy a tener que abducirte para que reencuentres el camino de la verdad 🙂

    En serio, ahora es más fácil trabajar con Linux, hacer la compra, realizar transferencias (e infinitamente más seguras) con Linux que con Window$.

    Todos los cacharrines de internet van con Linux, es lógico ya que es más barato de instalar y mantener, hay mucho más soporte desinteresado y son sistemas que tienen como lenguaje “materno” a Linux totalmente orientado a Internet.

    Yo probé muchas veces Linux, diferentes versiones y durante muchos años, pero no era plenamente operativo. Ahora, desde hace unos 2-3 años, coges una distro: Suse, Ubuntu, Fedora… la instalas y casi seguro que todo funciona a la primera. Yo, hace mucho que no trabajo con Window$ y me da un placer… De echo este portátil que me regaló mi hermano cuando me separaron, pues me quedé sin mis ordenadores (tenía 4), es del año de la Catapum, pero le borré su Window$ le metí el UBUNTU y a vivir, que son cuatro días 🙂

    Pruébalo, Ubuntu te respeta Window$, se hace un sitio en el Disco, se instala y casi seguro que todo te funciona.

    A ver si de una vez te abduzco 🙂

    Un beso, Félix

  3. Isabel Says:

    No he podido resistirme.
    Aquí tienes el documento que necesitabas para fundamentar tu argumentación.

    Besos,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: