– O Cebreiro


En el 82 hice el Camino, ni que decir que ni había albergues, ni comercios, ni chinches.

Subimos hasta O Cebreiro, el primer núcleo habitado de Galicia. Era un día de finales de agosto fresco y lluvioso como.eran todos antes del cambio climático. Llegamos agotados y tengo el recuerdo de un fraile o cura que nos recibió en su rectoría y nos ofreció la sopa del peregrino. No recuerdo de qué debía estar hecha pero fue la mejor sopa de mi vida. Desde aquel momento aprendí a comer sopa. Antes la odiaba. Nos enseñó un truco. Si a la sopa le añades un poco de vino gana en sabor. Siempre he tenido ese recuerdo entrañable de O Cebreiro y de su párroco.

Hoy he llegado a O Cebreiro, está muy bonito, pintoresco, restaurado todo el núcleo por la Xunta… Pero no es lo mismo. El cura se murió y se le honra por ser un impulsor del camino. Era el único que atendía a los escasos peregrino de entonces. Acabará siendo un Santo pues tiene placas y monumentos, además de su sarcófago en la iglesia, cual santo de antaño y como establecen los cánones.

En la encantadora iglesia restaurada junto a una palloza, también restaurada por la Xunta que explica en un cartel que lo ha hecho esa administración  -afeando la pobre palloza-, como decía más atrás en la iglesia la música sacra, la iluminación y el olor relajan al peregrino y al visitante.

Todo está perfecto, los 4 restaurantes del núcleo, las casas rurales, las tiendas para turistas con su música celta ambientando un lugar que podría ser la aldea de Asterix. Tanta prosperidad se debe a la acogida que ese cura procuraba a los pocos que nos aventurábamos por aquí antes del cambio climático. Ahora el párroco tiene nombre en sus estatuas y placas de homenaje: Elias Valiña Sampedro.

El sitio es acogedor pero… No sé… hecho en falta un Zara y un Corte Inglés… todo llegará.

Ayer salí de Molinaseca, recorrí la casi totalidad de distancia del tramo por atajos, caminando por la Carretera Nacional, me va mejor para los pies. No vi ni un peregrino hasta que ascendí por Cacabelos (me salté La Moncloa porque Prada ya no lo regenta -también se divorció-, otro buen recuerdo de mi primer Camino). Me alejé mucho de la ruta marcada y me fui hasta Carracedelo, dirección a las Medulas (las cuales visitaré en breve). Allí comí en el Restaurante “la isla” en las piscinas del pueblo: perfecto, calidad y cantidad, precio adecuado para separado con grandes cargas familiares. .

Dormí en Villafranca del Bierzo y cené con una compañera de mi trabajo: Tina y sus amig@s. Setas del Bierzo, fundamentalmente Rosinyols (rebozuelo), buenos vinos de la comarca, pimientos, huevos de gallina de las de antes del cambio climático, pan blanco y pan de centeno… ¡Cómo disfruté! Viven muy bien en el Bierzo, al menos en Verano. Ahora entiendo las razones de los templarios… Creo que Matilde Asensi se equivocó.

Y hoy… “P’aa arriba” a subir hasta O Cebreiro. He optado por ir para la antigua carretera nacional. Recuerdos entrañables de mi época de transportista. El ascenso es suave (entiéndeme, no tan acentuado como por el camino marcado) tal vez no es tan bonito y haces más kilómetros pero si vas mal de pies te lo aconsejo). Los pies llegan mejor y tu nivel de glucosa al mínimo. Menuda caminata !!!

Ya estoy en Galicia, en nada estoy con mis hijos.

Salut y CUSTODIA COMPARTIDA YA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: