– Me acerco al Sil


Cuando estaba descubriendo el mundo, nada más salir de la adolescencia, tenía mucho interés por conocer, por entender el mundo. Leía Filosofía, Ciencia, tradiciones, leyendas. Buscaba el qué de las cosas como si algún sabio primigenio hubiera descubierto la esencia de las cosas, la esencia de la realidad.Ahora ya sé que no existe nada absoluto, que esa busqueda solo servía para hacerme más preguntas e ir aprendiendo… quedándome al final igual que Sócrates.

En esa época me interesé mucho por el mundo céltico, su música, leyendas, orígenes, conocimientos… La tradición decía que el Sil era su río sagrado y que por eso templaban sus espadas en sus aguas (vaya usted a saber) Un día en que viajé a Ponferrada por trabajo me fui a la orilla del río, lo observé atentamente, toqué sus aguas… Nada era igual que todos, solo quedaba el mito. Otra búsqueda que me llevó al relativismo de la verdad.

Bien mañana pasaré por Ponferrada con su castillo templario (una razón más para comprobar la veracidad sobre las virtudes del Sil) y pasaré por encima del Sil, esta vez sin molestarme en comprobar la veracidad de la leyenda. Ya soy mayorcito y las he visto de todos los colores.

Sin embargo, la comarca del Bierzo es especial. Ayer después de comer continué hasta Santa Catalina de Somoza. He comprobado que por lo general los albergues privados tienen más fuerza que los públicos. En Santa Catalina de Somoza el público estaba mal señalizado, un par de niños lo atendían, me dijeron que les pagara los 5 € a ellos y que fuera a sellar la.credencial al privado. Ante tal desmadre opté por ir al privado que está justo a la entrada del pueblo. Vale lo mismo, está bien y lo aconsejo.

Hoy he recorrido unos 35 km. Muy bonitos, con pueblos, personas, paisajes maravillosos. La mitad del camino es subida, la otra mitad bajada. Prefiero la subida pero por la tarde me he pegado una panzada de bajar hasta llegar a Molinaseca. Asciendes hasta la cruz de hierro de Foncebadón. Está en un lamentable estado y lleno de basura. Los pueblos que pasas tienen encanto y los albergues y hospitaler@s también. He llegado a Manjarín, pueblo abandonado con un albergue regentado por todo un personaje conocido por todo el camino: Tomás. Cuando llegas a su albergue te asombra lo pintoresco del sitio. Cuando pueda editarlo con un PC pondré fotos. Tomás acoge a diferentes peregrin@s. Carece.de luz y agua pero se percibe un ambiente familiar. Me ha sorprendido el lugar con mucha quincalla sobre el camino a la venta. He comprado una moneda templaria que da el pego para mi hijo mayor. Hablando hablando me han invitado a su mesa a comer. Federica ha preparado un arroz con vegetales buenísimo. Al marchar me han explicado un atajo. Tras salir de Manjarín a 20 minutos te encuentras la carretera para cruzarla, como a 5 metros a la dcha escondido hay la entrada a un camino cerrado con una barra. Ese camino te lleva recto a El Acebo. El atajo es hermoso, tranquilo y me he cruzado con dos rebecos, creo. Los pies duelen en la bajada pero el paisaje y llevar el sol por delante vale la pena.

Al final he llegado a Molinaseca. Es muy bonito. A la entrada está el puente medieval sobre el río que lo han convertido en una piscina. Genial !!!!

Hay dos albergues el público y el privado. El hospitalero que ahora regenta el privado fue hospitalero del público, donde el Papa Benedicto XVI pasó una noche en el 2000  y escribió una postal para el Hospitalero al cabo de un tiempo en la que firmaba como Louis Joseph  futuro Papa Benedicto XVI. Está claro que este Papa se merece ser santo pues como milagro se le puede atribuir que ya sabía lo que pensaba el Espíritu Santo mucho antes que se lo dijera al cónclave que lo iba a elegir.

Finalmente el albergue municipal está muy bien y es encantador y para cenar os recomiendo el mesón El Palacio, tras pasar el puente el primero. La relación precio-calidad es excepcional. Gerard, quina sopa m’he pres. Albert et porto una moneda templaria.

Salut y CUSTODIA COMPARTIDA YA

Anuncios

2 comentarios to “– Me acerco al Sil”

  1. FErnando Says:

    TE cruzaste con dos corzos. También crecen por ese camino arandanos, deliciosos en temporada. Una gozada para los sentidos.

  2. 08wallace Says:

    Gracias Fernando por la aclaración.

    Realmente fue una tarde muy hermosa, el paisaje bucólico… Snif… qué nostalgia 🙂

    En cuanto se dé la ocasión quiero volver. Es una zona privilegiada.

    Saludos, Félix


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: