Hay que mantener la calma


En estas situaciones de separación, la crispación está a la orden del día. Desde que me relaciono con personas en situaciones similares a la mía, vengo observando que mantener la calma es difícil, los estados de ánimo son muy fluctuantes, muchas personas están con estados afectivos alterados: depresiones, angustias, sentimiento de injusticia… Por esta razón es importante modificar el pensamiento para controlar las emociones. Debemos marcar distancia para entender qué nos pasa, saber que no es culpa nuestra (o solo nuestra) que se quieran separar de nosotros.

Ya sé que muchas personas que están en esta situación cometen actos de violencia de género, hablan mal de sus ex, las insultan y difaman. Es reprobable y se ha de evitar, pero se necesita ayuda por parte de la sociedad. Propongo un OBSERVATORIO de SEPARACIONES, en el que se vigile las realidades que están detrás de las separaciones, consecuencias, ayudas psicológicas, ayudas para superar la indigencia… Un observatorio en el que estén los colectivos feministas, asociaciones de separadas y separados, asociaciones por la custodia compartida, psicólogo/as, mediadores… en definitiva un foro de debate que proponga medidas de vigilancia de cómo está evolucionando la realidad de las personas separadas, programa de actuaciones para equilibrar la situación y SENSIBILIZACIÓN de la realidad que estamos viviendo cada vez más personas.

Hasta ahora he mantenido la calma, en parte asumiendo cierta culpa de la relación, pero desde ayer que estoy más indignado y he endurecido mi postura. No me resigno a lo que me ocurre y no me importa expresar lo que siento, ni que mis hijos lo sepan.

Ayer bajaba caminando de la montaña (me entreno para el Camino de Santiago) hacia las 23 horas. Qué casualidad que el único coche que me encuentro en una rotonda es el de esa extraña a mi lado. –Qué raro, a estas horas…? Cuando se acerca el coche a dar la vuelta en la rotonda veo que está ella dentro (lógico, es su coche y lo conduce) y al lado el “maromo“. Joooeeer, tierra trágame !!!! Ella me saluda tímidamente y el maromo mira hacia adelante con cara de “me han pillao…” En fin, qué difícil es mantener la calma. La rotonda lleva a la casa del maromo.

Al llegar a casa le pregunto a mi hijo si sabe dónde está su madre. -Sí, con sus amigas… En fin, le expliqué que no era cierto. Hasta ahora tenía la certeza de que el maromo (antiguo novio, que una vez se divorció él, volvió a verse de forma asidua con  esa extraña a mi lado) estaba detrás de la separación. Pero cogerla en falso, mintiendo a sus hijos (a mí ya me lo imaginaba) me ha hecho perder la calma. Siempre, durante este proceso de separación, ella ha salido todos los fines de semana, incluso no ha dormido en casa… No he querido investigar ni crear la duda en mis hijos pero ayer la pillé por casualidad y… no me parece mal que se destape la situación. Ella puede hacer lo que quiera con su vida, pero nos afecta su conducta, y tiene consecuencias, tanto para nuestros hijos en común como para mí.

Según ella, destapo la situación porque lo único que me importa es el dinero (si claro, seré un indigente en septiembre cuando se formalice el convenio de divorcio) pero oculta que ha destruido un proyecto de vida en familia. Te puedes enamorar de otra persona, pero mejor sé clara, valiente, afronta la realidad y consecuencias de tus actos, explica las razones, asume responsabilidades pero no manipules a los hijos, no hagas pensar al cónyuge que es un mal padre y marido y, por favor, no escondas las verdaderas razones.

Bueeno, calma que no consigo nada… Al menos escribiendo he soltado lastre…

Lo peor de todo es que se está encargando de alejar a mis hijos de mí. Y con el tiempo intentará que solo sea el padre biológico.

CUSTODIA COMPARTIDA YA

Anuncios

Una respuesta to “Hay que mantener la calma”

  1. Mari Carmen Says:

    Hola Felix, Dios ha permitido que supieras la verdad del porque la extraña, te pidiera el divorcio, ya tienes la respuesta. Pienso que ahora ya no te preguntarás en que has fallado y sentirás este alivio que días atrás, no sentías y a la vez rabia porqué ha destrozado una familia con un vil engaño. Ella se pierde a una gran persona que no te merecia, a veces es cierto, de que no hay mal que por bién no venga. OJALÁ mi hijo un día pudiera adquirir esta serenidad que tu transmites y tienes. Te mando un fuerte abrazo. Mari Carmen


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: